Vida rural

Cooperativas de negocios agricultores

La expansión no es algo que muchos agricultores o ganaderos tengan ahora en mente. El contexto social y económico no acompaña en ninguno de los sentidos pero sobre todo en cuestiones agrícolas; la falta de lluvia ha causado estragos este año en la mayoría de los cultivos españoles y no parece que en años venideros esta situación vaya a mejorar mucho. Sin embargo, a pesar de lo que muchos de los empresarios ajenos a este sector pudieran pensar, la exportación puede ser una gran solución pero, al mismo tiempo, un gran hándicap para nuestra sociedad.

Muchos agricultores se ven obligados a exportar gran parte, e incluso la totalidad, de sus productos para poder obtener beneficios. Debemos tener en cuenta que los productos de la tierra “made in Spain” están muy valorados fuera de nuestras fronteras. Otros agricultores han optado por saltarse el paso intermedio, ese en el que es el distribuidor quien obtiene la mayor parte de las ganancias, y por eso montan cooperativas en las que el consumidor puede pedir directamente el producto que necesita, sin pasar por intermediarios. Y otra pequeña parte de estos empresarios del campo se ha lanzado de cabeza al mundo de la agricultura ecológica para ver si por ahí pueden hacerse un hueco en el mercado.

Un nuevo método de trabajo

Ahora bien, hay una tercera opción que no todos tienen en cuenta: la centralización. Se trata de un método de trabajo en el que la producción de dos o más agricultores se envía, en su totalidad, a una única nave acondicionada. De este modo se mezclan los productos de dos o más empresarios y desde allí, que sería la central, se buscan compradores para todo el lote. Los beneficios se comparten por igual, como asociados de una empresa, y cuando un año el producto de uno de ellos pierde valor en el mercado y gana el producto de su socio, se equiparan las ganancias y se protegen mutuamente las pérdidas.

Para llevar a cabo esto lo mejor es contar con una sede central en Madrid, que es centro industrial logístico, pero no recurráis a inmobiliarias comunes, buscad a verdaderos expertos como esta empresa de venta de naves industriales en Madrid y dejaos aconsejar por ellos.

Tened en cuenta que no es lo mismo buscar una casa particular, un hogar familiar, que una nave industrial para trabajar, como tampoco es lo mismo buscar oficinas que locales comerciales. En todos los casos lo mejor es buscar inmobiliarias especializadas por sectores. Por ejemplo, cuando compré mi apartamento en la Comunidad Valenciana para veranear, hace unos años ya, conté con esta empresa de venta de pisos en Denia, expertos en el turismo de la costa mediterránea y, por tanto, conocedores de lo que vamos buscando en esas zonas los que no somos residentes del lugar.

Este método de trabajo para agricultores está pegando muy fuerte en algunos países europeos. Empresas que estaban a punto de quebrar se unieron buscando apoyarse las unas en las otras y consiguieron salir adelante así que ¿por qué no podemos intentarlo también nosotros?

shutterstock_208506226reducida