El campo se une a la lucha por el reciclaje

El campo se une a la lucha por el reciclaje

El medio rural, está cada día más concienciada con el reciclaje de plástico, y esto lo demuestran numerosas iniciativas, que desde diferentes comunidades, se están llevando con el objeto de minimizar el impacto que el sector primario, provoca en el medioambiente. Y es que para almacenar el forraje, o para los invernaderos, se emplean cantidades importantes de plástico, y no separarlo para reciclar, contribuye de manera significativa a contaminar la naturaleza.

Si hay una comunidad autónoma que valora el campo por encima de todo, esa es sin lugar a dudas, Asturias. Por eso, en colaboración con el consorcio de para la gestión de residuos sólidos de Asturias (COGERSA) y la Caja Rural de Asturias, y a fin de cuidar el entorno y fomentar el respeto por el medioambiente, la comunidad lanza una campaña para la recogida de plástico de uso rural.

La campaña se inicia en el año 2015 y se lleva a cabo en los locales de 4 importantes cooperativas asturianas.  Con esta iniciativa, se pretende fomentar entre profesionales y empresas del sector agrario, la separación y reciclaje del plástico que se usa para el desarrollo de su actividad.

El Gobierno de Castilla la mancha, en el marco de su plan de economía circular, colabora con la Universidad de Alcalá de Henares en un estudio de reciclaje de plástico, que sometido a grandes temperaturas, es posible su transformación en combustible.

De esta manera, se pretende reducir la enorme cantidad de plástico que terminan en los vertederos, la mayoría de procedencia doméstica. El uso del plástico en el hogar es alarmante, y gracias a esta iniciativa, todos esos residuos, podrían ser reconvertidos, transformados en nuevos productos.

Otros proyectos apuestan por el reciclaje de plásticos para la construcción de viviendas en el medio rural. Vemos, pues, que al menos, existe una intención de cambio real por parte de gobiernos y ciudadanía. Pero todavía queda mucho por hacer.

El resto de comunidades, están realizando estudios en esta misma línea, así como diferentes campañas para fomentar el reciclaje. Muchos establecimientos, están empezando a cobrar las bolsas de plástico, y en su lugar ofrecen bolsas reutilizables a un módico precio. Pero estas medidas no son suficientes, es necesario sustituirlas por bolsas biodegradables. Algunas empresas ya se han adelantado a una exigencia futura, y hoy, solo usan bolsas compostables o biodegradables, lo que, sin duda, constituye un valor añadido.

La demanda de bolsas de plástico sostenible, ha hecho adaptarse a las principales empresas de plásticos del país, y así, Plásticos Genil, una de las empresas líderes en el mercado español de las bolsas de plástico para farmacias y comercio, en general, con más de 35 años de experiencia y el compromiso con la mejora continua para garantizar la calidad de sus productos y servicios,  tienen bolsas ecológicas y biodegradables compostables certificadas por Vincotte. Esta empresa se dirige a todo tipo de sectores y ofrece desde la Bolsa de Camiseta Impresa de alta y baja densidad hasta bobinas, guantes de látex, vinilo, polipropileno y un largo etc. Y por supuesto. .

Una de las empresas más concienciadas con el  cuidado del medio ambiente es Plásticos Alhambra, que año tras año supera con éxito las auditorias de Calidad y Medio Ambiente realizadas según la norma ISO 9001 y 14001 así como la auditoria de producto Bolsa de plástico Reutilizable según la norma UNE 53942, que atienden a la fabricación, manipulación, impresión y comercialización de film, laminas, bobinas y bolsas de polietileno y biodegradable.

La gran isla de basura

En el giro oceánico del Pacífico Norte, uno de los cinco grades giros oceánicos del Planeta Tierra, está la isla de plástico, y es tan grande, que podría ser declarada como país independiente con moneda propia. Pero no es la única, parece ser que ya se han formado otras pequeñas islas de basura. Un auténtico desastre medioambiental, provocado por la falte de conciencia del ser humano, y por la falta de respeto hacia el resto de las especies que habitan la naturaleza.

Nos estamos cargando la vida en la Tierra, que es nuestro hogar, y no estamos solos. Este planeta lo compartimos con otros animales, con otros seres humanos. ¿Queremos dejar un mundo como así a las nuevas generaciones?, ¿heredarán un planeta lleno de islas de plástico? Hagamos algo por cambiar el futuro.