El enoturismo, un impulso al mundo rural

El enoturismo, un impulso al mundo rural

El enoturismo ha supuesto un impulso grande al turismo rural. La gente atraída por los buenos caldos, en unas zonas que además tiene mucho bueno por conocer. En España desde luego que el enoturismo tiene lugares de gran interés, Ribera del Duero, Rioja o los vinos Jeréz por ejemplo.

Una alternativa que recomiendo es hacer enoturismo en Alicante, Bodegas Bocopa tiene buenas opciones. Puedes ver donde realizan sus caldos y degustarlos. Lo bueno es que, para disfrutar realmente de las catas de vinos, no hace falta tener una gran cultura o conocimientos vinícolas. Con venir a visitar las bodegas y dejar que el sumiller te guíe es más que suficiente.

Como cada vez hay más personas que se dedican a visitar bodegas y realizar turismo por la zona, pues intentan de una forma divertida a la par que didáctica que conozcas las formas de distinguir visualmente un vino joven de uno de crianza e incluso poner a prueba tu olfato con un juego de aromas del vino, pasándolo genial en un ambiente magnífico.

El mundo del vino se presta a las visitas tranquilas y aquí el turismo rural es un magnífico aliado, donde tierras con tanta historia como las alicantinas esconden numerosas joyas que el visitante puede conocer.

La experiencia Bocopa, el comienzo

En mi caso, antes de disfrutar de la experiencia Bocopa, ya me habían invitado varias veces, pero siempre ponía como excusa una realidad, no tengo demasiados conocimientos de vinos y me parecía un poco pérdida de tiempo, pero una vez que pruebas, te enseñan, vas probando, conociendo, terminas abriéndote a un mundo nuevo.

El mundo del vino, tomado siempre con moderación de como entrar en un lugar donde los sentidos se potencian de una manera inimaginable. En cuanto me aficioné, ahora puedo ir a cualquier lugar y raro es que me den gato por liebre, incluso a la hora de comer, parece que estoy más “despierto” a la hora de interpretar los sabores, por lo que puedo recomendar encarecidamente esta experiencia.

Mi mujer dice eso sí, que ahora lo que me ocurre es que cuando oigo “ruta enoturística” ya estoy casi mirando el folleto para ver donde tengo que apuntarme. Lo cierto es que es muy recomendable, conoces sitios que de otra manera no sé si hubiera estado, pero no me hubiera dado cuenta de la intrínseca relación del vino con las determinadas zonas donde se produce.

Tenemos la suerte de vivir en un país de los principales productores de vino del mundo y donde comparten protagonismo vinos muy diferentes, por lo que tienes múltiples opciones si lo que quieres es realmente disfrutar del vino y de toda la cultura que lleva aparejada.

Pocos placeres hay más grande que tomarte un buen vino con queso y pan de la tierra, esto lo puedes hacer en todas las zonas de España y raro es que alguna te disguste. Tenemos un gran país con una riqueza en cuanto a vinos que es inmensa y aunque en las últimas décadas a nivel internacional hemos ido avanzando en la promoción, todavía nos queda un camino. ¿A qué esperas para probar el enoturismo?