Surge el interés por el empleo rural

Surge el interés por el empleo rural

La crisis ha logrado despertar el interés por el empleo rural.

Los sectores agrícola y ganadero, tan denostados por los españoles durante las últimas décadas debido al éxodo rural, al atractivo ritmo de vida de las ciudades y, sobre todo, al duro trabajo en el campo a cambio de remuneraciones precarias, han hecho temer que la producción de frutas, verduras y hortalizas, idónea en nuestro clima, dieta, y gran parte de nuestra riqueza exportable, se encuentre en peligro.

Debido a la crisis y guiados por la moda de la agricultura ecológica, muchos jóvenes españoles están optando por migrar de nuevo a las zonas rurales, en busca de una vida más saludable y tranquila y acorde a sus valores. Esta nueva forma de vida tan idílica no deja de ocupar solamente a una minoría concienciada sobre cuestiones medioambientales, destinando su actividad hacia uno de los sectores económicos nacionales más importantes.

Pero el sector mayoritario que está contribuyendo a este boom de éxodo progresivo hacia los municipios es la población extranjera, llegando este hecho a duplicar el número de habitantes de las localidades receptoras. El declive de la construcción es el principal responsable de esta migración entre la población foránea.

Esto ha provocado que las grandes urbes, como Madrid y Barcelona, hayan descendido en su  acogida de población procedente de otros países.

Lo cierto es que nos encontramos ante la necesidad de que alguien tome el relevo de un sector sobre el que la mayoría de jóvenes españoles e hijos de ganaderos y agricultores afirman que no les compensa.

Según los últimos informes del Instituto Nacional de Estadística, el número de explotaciones agrícolas disminuye, mientras que las superficies de las explotaciones activas utilizadas aumentan. Si atendemos a las estadísticas acerca de los grupos de edad, se ve claramente que la ocupación en este sector disminuye gravemente cuanto menores son los jefes de explotación agrícola.

España es el cuarto país europeo en producción agrícola, y continúa siendo el primero a nivel mundial en cultivo y venta de aceite de oliva.

¿Podría ser esta una de las respuestas al paro juvenil que asola nuestro país?

Deja un comentario