Vida rural

Nuevas tecnologías en la agricultura

Es muy curioso cómo ciertos sectores de la población, o más bien un gran porcentaje de la misma, piensa que en el sector de la agricultura (sobre todo si hablamos de eco-agricultura) nos hemos quedado anclados al pasado y os puedo asegurar que no es así.

No sé por qué se tiene esa imagen de nosotros ya que, al fin y al cabo, somos empresarios que necesitan la misma organización y las mismas facilidades que los empresarios de otros sectores. Es como si se pensase que podemos comprar tractores último modelo, al menos algunas multinacionales, o grandes máquinas para arar, pero luego no podamos tener un buen equipo informático y administrativos que nos ayuden a tener todo controlado.

La semana pasada los ordenadores de la oficina se colapsaron. A día de hoy aún no tengo muy claro qué es exactamente lo que pasó pero el caso es que el ordenador central al que están conectados en red el resto de ordenadores se quedó con la pantalla azul y no iba ni cara al viento así que todos los empleados estaban parados mirando sus pantallas porque no podían acceder al servidor.

No es que estemos hablando de una gran oficina porque realmente el grueso de trabajadores, como es lógico, lo tengo en el campo, pero luego dirijo además una pequeña oficina don 5 trabajadores que reciben las llamadas, apuntan pedidos, buscan el precio de los productos en el mercado (porque a veces el precio de las naranjas varía tanto que es peor que invertir en bolsa) y controlan lo que entra y sale del almacén para  poder llevar un control al respecto.

Problema Solucionado y Empleados Alucinados

El caso es que estábamos todos mirándonos las caras hasta que llegó  la empresa que nos lleva todo este tema, Mantenimiento Informático se llama, y empezó a trabajar en el problema. Fueron bastante rápidos la verdad  pero para evitar perder tiempo lo que hice fue acercarme al campo para avisar de que fueran apuntando los kilos que entraban de cítricos a mano en algún sitio hasta que pudiéramos reactivar el sistema.

Cuando llegué a allí todo era un caos, la gente parada porque no sabía si debía seguir metiendo producto en las naves o debía esperar a poder meter los datos, las máquinas que no sabían si pararlas o no… una locura. Y cuando les expliqué la situación y algunos de mis trabajadores más jóvenes (que están con nosotros por ETT durante unos meses para sacarse un dinerillo mientras estudian) empezaron a alucinar pepinillos: “¿qué tenéis un servidor en las oficinas?”, “¿Qué está todo conectado?”, “¿Qué necesitáis a un equipo de mantenimiento informático?”…. a lo que yo contesté: “¿Pero en qué siglo creéis que me he quedado varada?”. Alucinante.

Hace poco leí un artículo en el ABC sobre la tecnología punta de la agricultura y descubrí que somos uno de los sectores que más invertimos en investigación I+d+i, millones y millones de euros para buscar soluciones a la superpoblación y conseguir un mayor respeto medioambiental y, aun así, se piensan que vivimos en la época en la que los ordenadores aún funcionaban con diskets y el juego favorito de los niños era “la serpiente”.

shutterstock_412952476reducida