Sin renunciar a la comodidad

Sin renunciar a la comodidad

Hay un extraño bulo merodeando por pueblos y áreas rurales que asegura que para tener una casa rural y ofrecerla como alojamiento turístico sólo tienes que tener cuatro paredes en medio de la naturaleza, poco más… ¿en serio hay quien se crea eso? Últimamente he escuchado mucho eso de “voy a poner en alquiler vacacional la casa del pueblo. No está reformada pero como voy a decir que es alojamiento rural, no pasa nada. La gente ahora busca eso”. Craso error.

Si lo que quieres es vivir en plena naturaleza y soportar calamidades a la antigua usanza te vas de camping, y a veces ni eso porque hoy en día hay “glampings” que son mejores que los hoteles de cinco estrellas, pero ese es otro tema. En un alojamiento rural, el turista busca la comodidad de un hogar en un entorno natural y eso significa darle ciertos alicientes y cubrir ciertas necesidades básicas.

Con esto no quiero decir que un alojamiento rural tenga que tener spa y piscina exterior, pero sí una buena climatización (tanto para verano como para invierno), una buena cocina, espacio de almacenaje y unos dormitorios decentes. Eso, como mínimo. Luego ya depende de ti ver cómo decoras las estancias buscando un estilo u otro y añadiendo ciertos lujos o no, como Wifi, televisión, jardín, solárium e incluso el spa del que hablábamos antes. Así que si quieres alquilar tu casa del pueblo, terreno de campo o casita de madera como alojamiento rural turístico empieza por hacer algunas reformas.

Adaptar una vivienda como alojamiento rural

Cocina: Seamos claros, la cocina es de vital importancia porque por muy campestres que seamos, nadie quiere cocinas en una cocina del siglo pasado sin comodidades día y noche. Lógicamente has de adaptar el estilo de la misma a la vivienda, es decir, escoge muebles de estilo rural y azulejos vintage o planos para que peguen con todo. Pero, ante todo, pon unos buenos fogones, un horno decente e incluso un microondas. También te aconsejaría poner un lavaplatos (a nadie le apetece fregar estando de vacaciones) pero eso ya es un poco más secundario. Una empresa especializada en este tipo de cocina es Alvimodul, hacen muy buenos diseños y el precio de sus servicios y productos no es muy elevado. Es una buena opción.

Almacenaje: Los armarios antiguos, restaurados, son preciosos y probablemente en tu casa de campo o en la casa del pueblo de la abuela tendrás algunos maravillosos, consérvalos, pero ten en cuenta que esos armarios no destacaban precisamente por ser grandes. La familia o familias que alquilen tu casa para veranear o disfrutar de la nieve en invierno necesitará espacio de almacenaje para guardar ropa, neceseres y todas esas cosas que nos llevamos cuando salimos de casa aunque luego no las usemos así que instala un buen armario empotrado o algo similar o olvídate de poner tres armarios pequeños de Ikea porque eso no da buen resultado. Este tipo de cajoneras para armarios pueden ser la solución en alacenas y despensas antiguas que podemos transformas en armarios empotrados de almacenaje.

Baño: No es necesario que pongas bañera con burbujas ni jacuzzi pero no puedes dejar la bañera del siglo pasado que por más que limpies no termina de estar limpia. Lo mejor es instalar una buena ducha con mampara y un baño en tonos claros, que aporten luminosidad.

Si tienes esas tres cosas básicas más o menos actualizadas y unos muebles que aporten comodidad y confort ya no necesitas nada más.