El suelo radiante, la calefacción más ecológica y económica

El suelo radiante, la calefacción más ecológica y económica

La industria cerámica alcanza a día de hoy en nuestro país las ventas más altas desde el comienzo de la crisis, suponiendo unos ingresos al sector de más de 3 millones de euros anuales, casi un 8% más que en los años anteriores. De los beneficios obtenidos, una parte de los mismos se destinó a la exportación, que aumentó casi un 5% con respecto a pasadas temporadas. Aunque a nivel nacional, el objetivo sería doblar las ventas, hasta acercarse a las del año 2008. La situación, en los últimos años no ha sido un camino de rosas precisamente, pero  actualmente se está empezando a estabilizar, lo que supone un importante crecimiento en el sector que está generando numerosos puestos de trabajo.

En cuanto a la exportación de azulejo, Francia es el primer país de la unión europeo que mayor interés muestra por adquirir la cerámica española, de hecho la mayor parte del mercado exterior es francés, aunque recientemente también se está demandando mucho desde los EEUU.

Y es que el azulejo es a día de hoy la mejor alternativa para ahorrar energía, ya que permite la instalación del suelo radiante, una de las maneras más ecológicas de calentar el hogar. Ya sea por medio de instalación eléctrica, hilo radiante o tubo de agua, este sistema es uno de los más económicos a medio plazo, porque aunque supone una importante inversión inicial, el gasto energético es mucho menor. El suelo radiante es mucho más seguro para la salud y el medioambiente, por lo que desde la Organización Mundial de la Salud, vienen, desde hace tiempo  recomendándolo como alternativa a la calefacción tradicional.

De hecho nosotros lo hemos instalado en casa, aprovechando la reforma. Y es que hace un par de años que vivimos en Francia, en una pequeña casita rural en un pueblo de la costa. Hemos elegido la cerámica para cubrir los suelos y también las paredes de baño y cocina. Concretamente elegimos unos azulejos fabricados en España y distribuidos al país galo por la empresa Magasin Du Carrelage, una tienda familiar online que ha día de hoy se encuentra entre los principales proveedores, con sede en Valencia y fundada en 1971. Aquí cuentan con un amplio catálogo de cerámica, azulejos y alfarería, tanto de interior como de exterior, de gran belleza y de una calidad inigualable, y además a un precio realmente razonable, y por supuesto, con total garantía de seguridad, ya que todos sus productos cumplen las normas ISO.

Ventajas del suelo radiante

Los sistemas de calefacción convencionales suponen un elevado coste económico y energético, que es tan perjudicial para el medio ambiente como para nuestro bolsillo. El suelo radiante, se presenta hoy, como la mejor alternativa a la calefacción tradicional.

Este sistema funciona mediante un mecanismo que consiste en la instalación de tuberías por todo el suelo de la vivienda, que si bien puede ser de mármol, moqueta u otros materiales, el azulejo es el que mejor distribuye el calor. Estas tuberías conducen el agua caliente por toda la casa, repartiéndolo mucho más equitativamente, por lo que el calor no se concentrará en una sola parte de la vivienda, dejando el resto frío, lo que produce una sensación térmica mucho más agradable. Para genera este calor se vienen utilizando calderas de gas, placas solares, bombas de calor, etc… según los casos.

Entre las principales ventajas del suelo radiante tenemos:

  • Ahorro energético de hasta un 20% ya que consume menos energía para calentar el agua que que los sistemas convencionales de calefacción.
  • Es cómodo y el calor se reparte de manera uniforme por toda la casa, y al estar escondido, resulta mucho más seguro, y además la estética de la vivienda no se resiente.
  • Es más sano, ya que no reseca el ambiente y mantiene un nivel de humedad bajo, que evita la proliferación de ácaros y bacterias
  • Permite la instalación de distintos sistemas para calentar el agua, incluyendo placas solares.
  • Durante el verano se puede emplear para refrescar el ambiente
  • Es mucho más ecológico que cualquier sistema de calefacción convencional ya que reduce considerablemente el consumo energético.

El inconveniente es que la instalación puede resultar cara, pero compensa a corto plazo.