¿Cuáles son las ventajas de la agricultura ecológica?

shutterstock_1956299971(FILEminimizer)

En este artículo queremos que conozcas más las grandes ventajas que supone actualmente la agricultura ecológica. Como nos cuentan los expertos de suministrosagricolasecologicos.com, la agricultura ecológica es un sistema de gestión de la producción agrícola que se basa en obtener una serie de mejoras en cuanto a la salud de los ecosistemas agrícolas.

En dicho ecosistema podremos incluir los ciclos biológicos, biodiversidad y actividad biológica del suelo. Como principal singularidad está centrada en la buena utilización de prácticas de gestión agrícolas, donde se adaptan de forma local las prácticas a las condiciones existentes en cada zona.

La agricultura en el plano ecológico va a tener grandes ventajas, pues no se usan ni fertilizantes ni pesticidas en el campo sintético, lo mismo que por rechazar la utilización de semillas y razas que se modifiquen genéticamente, aditivos, conservantes o técnicas consistentes en irradiación.

Las prácticas van a ser sustituidas por otras que lo que hacen es ir conservando y aumentando la fertilidad del suelo, tanto en el corto como en el largo plazo, al igual que no van a renunciar a la prevención de enfermedades y de plagas.

Vamos a ver las ventajas que tiene la agricultura ecológica, tanto a nivel sostenible como en cuanto a su rentabilidad y beneficios.

Ayuda a la salud del suelo

Una de las mejores bases para obtener alimentos sanos es que el suelo lo sea. Cuando se realiza un cultivo natural, donde no se usan pesticidas o químicos, se ayuda a que el suelo sea próspero.

Si se compara con la tierra tratada en los productos químicos, debemos pensar que la tierra orgánica que tiene riqueza en el abono puede llegar a contar con número diez veces mayor de bacterias útiles, las cuáles contarán con una mayor diversidad.

Menos exposición a pesticidas y productos químicos

La agricultura de carácter ecológico lo que hace es prevenir la resistencia a las diversas enfermedades que van a presentar plantas, maletas y demás insectos, los cuáles se alimentarán de bacterias, hongos y plantas al utilizar pesticidas.

Pensemos que los productos químicos lo que hacen es contaminar el suelo, suministros de agua o del aire, en bastantes veces por multitud de años. Lo que hace esta clase de agricultura es prevenir la erosión, así como evitando los problemas ambientales dañinos, además de basarse en la propia rotación de cultivos o cultivos de cobertura.

Ayuda a la conservación del agua y a la calidad de la misma

No hay que olvidar que la agricultura ecológica precisa de menos irrigación  y ayuda a que se conserve el agua. Los agricultores que usan esta práctica lo que hacen es producir cambios en el suelo de manera ideal, utilizando por ejemplo el mantillo, lo que es de gran ayuda para la conservación del agua.

Ayuda a la salud y al bienestar animal

La agricultura de este tipo colabora a que se preserven una mayor área de hábitats naturales, ayudando a las aves y demás depredadores naturales a vivir bien en las tierras de cultivo, lo que es de gran ayuda a la hora de controlar naturalmente las plagas.

Lucha contra el calentamiento global

Los sistemas de agricultura ecológicas cuando se aplican bien colaboran en la reducción de los efectos del calentamiento global y en la reducción del cambio climático, pues se reduce la emisión de gases nocivos. Como principal característica en la rotación de cultivos, se ha podido comprobar que es de gran ayuda en la prevención de las pérdidas de nitrógeno en la atmósfera y se produce un aumento de la biomasa radicular.

Todo ello hace que no sea necesario producir los alimentos con mucho esfuerzo a nivel energéticos o mediante el traslado desde países lejanos, con el impacto a nivel del medioambiente que ello implica.

Fomento de la biodiversidad

La que se produce en una plantación nos muestra lo estables de sus cultivos y si es rentable. Esta clase de agricultura, lo que hace es fomentar una biodiversidad alta, lo que hace que aumente la resistencia de los campos a las enfermedades, plagas y demás condiciones adversas en lo climatológico.

La ecología en el área agroalimentaria no para de crecer

Los sistemas en el terreno agroalimentario que se basan en criterios puramente ecológicos crecen en todos los campos de planes y ya existen 186 países que hacen este tipo de técnicas.

Los modelos agrícolas populares hoy son muy problemáticos, tanto por el daño causado como por los efectos que producen en el cambio climático. Hablamos de unos problemas que se deben solucionar en conjunto para que se tenga derecho a una buena alimentación.

Eso sí, es preciso que desde la clase política haya la necesaria voluntad a nivel político para poder hacer una reevaluación y que se puedan afrontar los intereses a nivel particular, incentivos y demás relaciones de poder para una agricultura industrial dependiente de los productos de origen agroquímicos.

Se tienen que cuestionar las políticas agrícolas, sistemas de comercio y la influencia de las empresas en la política pública, cuando se desea abandonar el sistema industrial alimentario que depende de los plaguicidas, contemplando la agricultura ecológica como una opción a esta clase de sistema de producción.

La producción ecológica es, básicamente un sistema en la que se gestiona agricultura y ganadería de manera integral, además de los alimentos que se producen en su globalidad, combinando una serie de técnicas diferenciales de buenas prácticas en el terreno ambiental, un alto nivel de biodiversidad, preservación de recursos a nivel natural, así como a la hora de aplicar normas de lo más exigentes en el campo del bienestar de los animales y una producción que se haga cuidando las preferencias que pueden tener algunos consumidores por los productos que se obtengan mediante sustancias y demás procesos naturales.

Todo esto hace que puedan diferenciarse los diferentes alimentos ecológicos gracias a los atributos de calidad comerciales, sensoriales, sociales, etc.

Existe un aumento a nivel de demanda de alimentos ecológicos por los consumidores, aunque haya diversas situaciones en las que pueda aparecer la crisis económica y sanitaria.

Los márgenes de maniobra

Pese a que la superficie en el cultivo ecológico aumenta, pensemos que únicamente el 1.5% de la superficie agraria del planeta se va a gestionar de manera ecológica, algo que va a variar dependiendo de la zona geográfica en la que nos encontremos.

Pensemos que la agricultura ecológica es por así decirlo un modelo que los clientes conocen de forma cada vez más habitual por su respetuosidad con el medio ambiente, la calidad de los productos y unos valores que creemos adecuados sobre el bienestar de los seres humanos.

No hay que olvidar que la agroecología lo que hace es sumar la gestión de carácter ecológico en los sistemas de alimentación, todo ello siendo siempre respetuosos con el medio ambiente en el campo agrícola, en la ganadería y en la producción de alimentos.

Una historia vinculada a los movimientos de carácter ambiental

La agroecología se vincula de forma clara a los movimientos ambientales y a las investigaciones que se realizan en el campo ecológico. La sociedad civil y los movimientos en las zonas rurales son de los impulsores más importantes en los modelos de carácter agroecológico alternativas al mundo de la agricultura industrializada.

En las diferentes dimensiones, lo que hace la agroecología es una función en la que se diversifican las fincas, se eliminan insumos de carácter químico, aumento en el campo de la biodiversidad, así como mejoras en cuanto a la fertilización biológica de los suelos.

Se afrontan también la relación e interacción entre los organismos y el medio ambiente, así como el manejo del ecosistema agrícola, lo que hace que en él se incluya la totalidad del sistema alimentario, desde la producción primaria hasta las cadenas de suministros, distribuciones, procesamientos, ventas e incluso el consumo de alimentos.

Cuando se hacen prácticas en este campo, debemos ser conscientes de que se aportan una serie de criterios con los que podemos diferenciar los alimentos ecológicos gracias a una serie de normas de calidad en concreto.

Los métodos de producción de alimentos son sin duda más holísticos y ayudan a mezclar los avances científicos que sean respetuosos con el medio ambiente y el equilibrio que llega a marcar la naturaleza.

Con ello se pueden producir alimentos de elevada concentración a nivel nutricional y organoléptica, lo que supone un doble atractivo fundamental para la salud. Por una parte, son alimentos que no llegan a exponerse a sustancia de tipo tóxico, caso de los pesticidas utilizados en la agricultura convencional, ni a que se acumulen nitratos tóxicos.

Por otra parte, la composición a nivel nutricional de los alimentos ecológicos es mucho más equilibrada y da nutrientes en suficientes cantidades dependiendo de la dosis recomendada.

El que se fomente la agricultura ecológica vale para potenciar la seguridad de los alimentos, ayudando al desarrollo a nivel local y sostenible en los diversos territorios.

Podemos resumir diciendo que la producción ecológica va a regirse por un principio tan importante como el de la sostenibilidad, la cual va a implica la producción de alimentos con un reducido impacto ambiental, lo que ayudará a una buena seguridad en el plano alimentario y nutricional, así como a la vida saludable de las generaciones presentes y venideras.  Algo que se realiza con técnicas que respetan, tanto la naturaleza como los servicios que son prestados al ecosistema, como el suelo fértil y el agua limpia, asegurándose una renta justa para productores y costes adecuados para los consumidores.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest