Las plantas de pistachos son las grandes desconocidas de nuestro país

Las plantas de pistachos son las grandes desconocidas de nuestro país

Nuestro país es uno de los más conocidos en todo el mundo por la cantidad de terreno que dedicamos a los cultivos y es que ya sea por nuestra situación en el globo, por el clima que tenemos en España o por tradición, lo cierto es que podemos presumir de los grandes productos que cultivamos y que, en otros países, son tan demandados. Es por ello por lo que a ninguno de nosotros nos debe de extrañar que gran parte de lo que producimos se lo lleven otros países y es que en esto también somos líderes, en la exportación de nuestros bienes. Esto es algo que, sin duda alguna, nos llena nuestras arcas año tras año y es que ya sean los comerciantes con sus ventas o las arcas públicas con los impuestos a la exportación, lo cierto es que esta es una gran actividad económica para nosotros. Pero no solo eso, sino que España, como os decimos, es la huerta de Europa y, además de serlo gracias al esfuerzo de muchos agricultores, lo cierto es que también lo es gracias a la I+D+i. Así, esta inversión en investigación, en desarrollo y en innovación nos permite que el 60% de la producción del sector hortofrutícola español se dedique ya a la exportación.

Sin embargo, lo cierto es que en nuestro país hay diferentes variedades de plantaciones que escasean y aunque en algunos casos esto se debe a que nuestra tierra no es propicia para ese tipo de cultivo, lo cierto es que en otros muchos casos esto se debe a que no existen tradición. Así, para evitar que esto siga sucediendo, desde aquí queremos mandar un mensaje para tratar a las plantas de pistachos como se merecen y hacerles un hueco en nuestras tierras. Para ello, lo más adecuado pasa por pasarse por los Viveros La Herriza, donde encontraremos unas plantas de calidad que nos darán un buen fruto y, ya con ellas en mano pasaremos a la acción, no sin antes conocer que debemos tener en cuenta antes de plantarlas. Así, antes de implantar el cultivo del pistacho en tu explotación agrícola tienes que plantearte los siguientes puntos:

  • Las variedades macho y hembra: hay una amplia gama de variedades tradicionales de pistachero donde elegir. Además, también hay nuevas variedades desarrolladas en los últimos años con mucho potencial. Para una correcta polinización se tiene que plantar un macho para cada 10 hembras.
  • La variedad del patrón: en general los pistacheros son árboles que, como la mayoría de frutales, se plantan injertados. De esta forma la variedad patrón se selecciona según el suelo mientras que la variedad injertada solo se selecciona con criterios de producción.
  • El marco de plantación: el marco de plantación más usual es de 6 – 7 metros entre filas y 5 metros entre árboles, aunque este se tiene que adaptar según las condiciones.
  • Presentación de la planta: los frutales se pueden plantar en cepellón o a raíz desnuda. Según la época del año en la que se quiera plantar la elección variará. El cepellón se puede plantar cualquier época del año mientras que los árboles a raíz desnuda solo se pueden plantar durante el invierno.
  • Injerto: tanto se pueden comprar plantas ya injertadas en vivero como realizar el injerto en campo. La primera opción es más cómoda pero también más cara. La segunda requiere plantar primero el patrón y más tarde pasar a injertar todos los árboles.

Ahora que tenemos claros los consejos previos y lo hemos plantado, pasamos a otro punto importante, el riego del pistacho y es que las necesidades de agua del pistachero, oscilan entre 300 y 600 mm según la variedad. En general, en zonas áridas estas necesidades se cubren con dotaciones de riego de entre 4.000 y 6.500 m3/ha. Además, el riego localizado es perfecto para el cultivo del pistacho, ya que con ese tipo de riego de se evitan los encharcamientos y es que la planta reacciona mejor a riegos abundantes poco frecuente que a pequeños riegos con mucha frecuencia.

Por ello, para conseguir mucha producción y de calidad es interesante dividir el riego en tres fases:

  • Fase I – Desde floración hasta el máximo tamaño del fruto: en esta fase se tiene que cubrir la totalidad de sus necesidades hídricas.
  • Fase II – Endurecimiento de la cascara: para conseguir un buen endurecimiento es importante establecer restricciones en el riego. El óptimo es aportar solo la mitad de las necesidades.
  • Fase III – Maduración del fruto hasta recolección: En esta fase, como en la primera, se tienen que cubrir el 100% de necesidades hídricas del cultivo.

¿Afectan las plagas y enfermedades en el cultivo del pistacho?

El pistachero es un cultivo muy rústico, por lo que tanto las plagas como las enfermedades le afectan poco. La principal plaga son los insectos picadores que actúan durante el verano dañando la cascara.