Úbeda y Baeza, dos referencias del cada vez más habitual turismo rural en España

Úbeda y Baeza, dos referencias del cada vez más habitual turismo rural en España

Una nueva vida se alza ante nosotros y nosotras. Y es fruto de un cambio tremendo en la sociedad, un cambio que ha tenido que ver con la digitalización que estamos viendo en los últimos años sobre todo en el mundo occidental. Aspectos como el teletrabajo han ganado presencia en los últimos tiempos, sobre todo a raíz de la pandemia, y eso ha hecho posible que haya gente que se haya desplazado a vivir a lugares de corte más rural, alejados de todo lo que tiene que ver con los ruidos y los agobios de las grandes ciudades. 

Cada vez más personas están intentando negociar con sus empresas una jornada laboral en la que el teletrabajo esté más presente. No cabe la menor duda de que eso juega en pos de la calidad de vida de la gente y que hay que hacer lo posible para que cada vez más personas se sumen a esto. La verdad es que, estando más que demostrado que la vida rural es mejor para el cuerpo humano, lo que sería lógico es que todos remáramos en la misma dirección para intentar apostar por una vida mejor de la que tenemos en la actualidad. 

El diario La Vanguardia informaba a través de una de sus noticias de que el mundo rural se estaba ofreciendo a los jóvenes como un proyecto de vida. La verdad es que es sumamente interesante conocer qué grado de aceptación van a tener estos jóvenes, que siempre suelen ser personas que apuestan más por la vida urbana porque garantiza una mayor socialización. La verdad es que son muchas las personas de corta edad que siguen prefiriendo la vida rural a la urbana y que no cambiarían la primera por nada en el mundo. 

Otro artículo publicado en La Vanguardia hacía referencia a que eran cada vez más los turistas que preferían la vida rural a viajar a las grandes ciudades de nuestro país. No cabe la menor duda de que esto también es sintomático y genera un cambio de paradigma en lo que al turismo se refiere, un turismo que siempre ha estado caracterizado por las grandes acumulaciones de gente en las ciudades de costa de nuestro país pero que ahora también tiene un importante foco de crecimiento en el mundo rural que también tiene una notable presencia en la geografía española. 

El mundo rural tiene una gran cantidad de mostrar y unos secretos que merece la pena conocer. Cada vez más municipios están en la órbita de los turistas, que se están alejando de las grandes ciudades cuando tienen unos días de asueto para centrarse en localidades de todo tipo. España es un país rico en ese sentido y buen ejemplo de ellos dan las localidades andaluzas de Úbeda y Baeza, que son líderes en lo que respecta a este modelo de turismo en el interior de nuestras fronteras. Los profesionales de Visita Úbeda y Baeza nos han indicado que la cantidad de personas que visita estas ciudades se ha disparado en los últimos años y que incluso durante el coronavirus han sido lugares bastante frecuentados.

Un modelo de turismo para todas las edades 

Lo cierto es que la manera de hacer turismo ha cambiado y lo ha hecho para todas las edades. Puede pensarse que son las personas adultas o las mayores las que suelen buscar algo más de tranquilidad, dejando para los jóvenes los lugares de más jaleo para las fiestas. Pero lo cierto es que la realidad no es siempre como la pintan ni mucho menos. Este es uno de los mejores ejemplos que existen para ilustrarlo. Y es que los jóvenes son gente que deja claro que también apuesta por entornos más tranquilos y, sobre todo, naturales. 

De hecho, estamos convencidos de que la situación se va a ir orientando cada vez más a todo lo que respecta al turismo rural. Durante el coronavirus mucha gente ha tenido la posibilidad de hacer, por primera vez, algunas actividades relacionadas con esto, descubriendo un mundo tremendo para ellos y ellas. No cabe la menor duda de que esto es de una importancia tremenda a la hora de sacar el máximo de los partidos a los días que tenemos para disfrutar de la vida y olvidarnos del día a día que tenemos que soportar por culpa del trabajo. 

Es evidente que el mundo está cambiando y, con ello, las necesidades y las maneras de disfrutar de la gente. Y lo que hemos comentado es simplemente una manera de que lo comprobemos. Está claro que hay más cosas además del turismo que van a cambiar o que lo han hecho ya. Es lo que toca asumir y para lo que hay que prepararse. Y cuanto antes, mejor.